[Publicado originalmente el 26/06/16] Hace exacta una semana atrás, la noche del domingo 19 de junio, un grupo de ciclistas de San Antonio decidió tomar el toro por las astas y comenzar ellos mismos, con sus propios medios, la ejecución de un proyecto larga e injustificadamente pospuesto por la autoridad municipal: una ciclovía para la ciudad. Las escasas dos cuadras que alcanzaron a demarcar antes de la intervención de Carabineros bastaron para que, con el pasar de los días, el caso alcanzara amplia repercusión en los medios a nivel regional y, de paso, destapar un caso de flagrante incompetencia en la administración edilicia sanantonina.

Tal como lo expresó al día siguiente a la intervención callejera, el alcalde Omar Vera hizo borrar con pintura negra la demarcación hecha por los vecinos, al tiempo que justificó el atraso del proyecto de ciclovía que el municipio gestiona desde el 2011 por ser este de “gran envergadura”. Como lo reveló El Indagador, ya en febrero del 2013, la empresa Tool Ltda. se había adjudicado en propuesta pública el estudio de prefactibilidad para su construcción, por un monto de casi 62 millones de pesos. El detalle es que, tal como lo determina el decreto firmado por el mismo Vera, la duración del contrato entre la empresa y el municipio se estipulaba de 210 días corridos. Tras más de 3 años, la pregunta de los vecinos no podía ser sino una: ¿qué pasó con ese estudio?

Destapado el caso, la presión ciudadana fue en aumento. Al esquivo Vera no le quedó más que, a mitad de semana, emitir un comunicado señalando que el municipio había -al fin- recibido de la empresa Tool el “trabajo hecho” ¡el viernes 24 recién pasado, más de mil días después de firmado el decreto de adjudicación!

Además, en este recalca que su proyecto de “envergadura” considera la friolera de 7.500 millones de pesos para su ejecución final. Siendo que, por norma, se estima que cada kilómetro de ciclovía tiene un costo aproximado de no más de 100 millones de pesos, el proyecto de Vera consideraría, por lógica dedución, una extensión cercana a los 80 kilómetros de vías habilitadas. A todas luces, un proyecto enorme y, considerando la extensión de la comuna de San Antonio, muy probablemente excesivo.

“Esperamos recibir la aprobación final del Serviu en unos dos meses más, luego la recomendación técnica del Ministerio de Desarrollo Social y allí estar en condiciones de ingresar el proyecto a financiamiento con plazo mínimo en el primer semestre del 2017 e iniciar la licitación con un costo que se estima en 7 mil 500 millones de pesos”.

Omar Vera, El Líder de San Antonio, sábado 25 de junio 2016

Sorpresivamente, el proyecto que da a conocer ahora Vera se opone radicalmente al proyecto a cargo por años por la Dirección de Gestión Física, cuya exposición en sesión ordinaria el 27 de enero de 2015, daba cuenta de los siguientes detalles: 8,6 kilómetros de ciclovía por un monto de 3.500 millones de pesos. Menos de la mitad de lo anunciado hace pocos días por Vera. Convendría que, al menos, el edil aclarara cuándo y cuáles han sido las sustanciales modificaciones introducidas al proyecto original.